sábado, marzo 26, 2005

Pasos livianos

Quiero escribir, pero me sale espuma,/quiero decir muchísimo y me atollo”, cita vallejiana que me da pie, desde estos prados literarios que pisaron Boscán y Gracilaso, a pensar que, aunque atollados, podemos escribir partidas sobre tableros de ajedrez que nos hagan comprender que, sin dejar de ser otros, seguimos siendo aquellos mismos ingenuos que pasamos a figurar en la nómina de los escribidores.

Salicio

Hafiz (Irán, 1325-1389)
Manos hermosas
Este es la clase de amigo que eres:
Sin hacer que me acuerde de la angustiosa historia de mi alma,
te metes en mi casa de noche y mientras duermo,
te llevas silenciosamente todo mi sufrimiento y mi sórdido pasado

En tus hermosas manos. El cielo diurno.
Seamos como dos estrellas fugaces en el cielo diurno.
No le dejemos saber a nadie de nuestra sublime belleza
cuando tomamos a Al-lâh de las manos y ardemos
en una existencia que desafía,
que sobrepasa toda descripción de éxtasis y amor.