lunes, marzo 07, 2005

Qué sueño placentero sería habitar el sí
(o vivir en los pronombres, como quería un poeta).
Pasado un tiempo, sin embargo, sólo sabemos a qué decir no.

Qué tristeza el hombre...

Nemoroso.